En el centro de todo: una aventura en Aloft Lima Miraflores

Es una de las zonas más divertidas, vibrantes y dinámicas de Lima: Miraflores tiene arquitectura, arte, diseño, gastronomía y un dinamismo que contagia al resto de la ciudad. Quédese en el corazón palpitante de este barrio, en Aloft Lima Miraflores.

Toda aventura tiene un inicio. Miraflores es un gran punto de partida para experimentar Lima, por su ubicación estratégica en la ciudad: cerca del mar, rodeada de espacios públicos, a distancia caminable de toda serie de comercios y de los mejores restaurantes y bares de Lima, y muy bien conectada con otros distritos de interés, como Barranco y su patrimonio histórico, y San Isidro, con su vida comercial y empresarial. 
Y no solo eso, sino que Miraflores tiene una personalidad propia. De hecho, es uno de los barrios con mayor carácter de Lima. Solares republicanos, casonas neocoloniales y algunas de las mejores muestras de arquitectura contemporánea se encuentran con parques y espacios públicos que congregan a una comunidad local, familiar, divertida y en busca de estímulos. 
Como respuesta a ese espíritu tan particular, Aloft Lima Miraflores ofrece ambientes distintos y estimulantes, diseñados para viajeros globales expresivos y de mentalidad abierta. Lleno de estilo y conectividad, con experiencias dentro y fuera del hotel para experimentar una Lima vibrante y única. 

Illustration

Cultura y diversión

No hay nada más gratificante que recorrer el malecón de la Reserva en Miraflores y disfrutar la llamada Costa Verde de Lima. Desde el hotel, se puede tomar una ruta peatonal que nos lleva por hitos del arte público: son imperdibles “El beso” de Víctor Delfín, “Intihuatana” de Fernando de Szyszlo, “Cupido” de Marcelo Wong y “Entre el tiempo” de José Tola, entre otras obras de autores peruanos.
También se puede recorrer la zona en bicicleta, en un paseo organizado por Aloft Lima Miraflores, que contempla paradas precisas en los lugares más encantadores y fotogénicos del distrito. Conozca el parque Kennedy, rodeado de cafecitos y pequeñas tiendas; los grandes mercados incas de Petit Thouars; o la presencia prehispánica de la huaca Pucllana. 
Si quiere conocer más de la vida cultural, tiene para escoger entre el Centro Cultural Ricardo Palma, la Sala Luis Miró Quesada Garland, el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social, y galerías de arte contemporáneo como Impakto, Ginsberg y Del Paseo. 
Por ser este un barrio creativo, Aloft Lima Miraflores convocó a los artistas urbanos Conrad y Pésimo para que hicieran un mural de casi 30 metros de alto, que se ha vuelto parte del paisaje. En los ambientes interiores del hotel, la onda artística continúa con una intervención del reconocido fotógrafo Billy Hare y obras de la artista plástica Michelle Prazak. 
Aloft Lima Miraflores organiza, además, tardes de cine dentro del hotel, con una variada lista de películas e incluso popcorn, como cortesía de la casa.

La ruta del sabor

Imposible experimentar Lima sin entregarse a sus sabores. Maido, el sétimo en la lista 50 Best de los mejores restaurantes del mundo, se encuentra a solo unos pasos del hotel.

Pero cuando se trata de buena comida, toda lista queda corta en Lima: visite Mercado 28, con más de una docena de puestos de distintos tipos de alimentos y una divertida terraza para comer y beber con onda relajada. Si quiere probar la fusión peruano-china, no puede perderse la carta de Madam Tusan; y si le interesa algo netamente peruano, puede agregar a su lista el famoso Fiesta, El Señorío de Sulco, la cebichería Punta Sal o el restaurante de la huaca Pucllana, todo un espectáculo de noche, cuando las luces de los restos arqueológicos se encienden.

Aloft Lima Miraflores agrega su propia oferta gastronómica en REMIX lounge y su bar WXYZ con sendas cartas de bebidas y bocadillos para recargar energías y continuar con la aventura.