Illustration
Illustration
Illustration
Illustration
Illustration
Illustration

The Westin Lima Hotel & Convention Center

Illustration

Aloft Lima Miraflores

Illustration

AC Hotel by Marriott Lima Miraflores

Illustration

Hotel Paracas, a Luxury Collection Resort

Illustration

Palacio del Inka, a Luxury Collection Hotel, Cusco

Illustration

Tambo del Inka, a Luxury Collection Resort & Spa

La vida en la costa

El océano Pacífico acompaña al Perú de punta a punta: le regala sus agradables climas, sus deliciosas playas y una riquísima gastronomía marina. Lima goza del privilegio de ser la única capital sudamericana con salida al mar, y ese es solo uno de sus atractivos, que pueden aprovecharse incluso en estadías cortas. También, a tres horas hacia el sur, Paracas propone dejar la urbe atrás y bañarse en una experiencia costera de pura naturaleza en uno de los hoteles más emblemáticos del Perú. 

5 cosas que puedes hacer si vienes a Lima por pocos días viaje

Lima es la puerta de entrada para conocer el Perú: su conectividad la hace medular, ya sea para descubrir el Cusco y los Andes, la Amazonía y sus misterios, o la costa peruana. Por otro lado, es una capital con una ubicación estratégica en Sudamérica y un excelente punto de encuentro en la región. No es de extrañar que muchos visitantes lleguen por negocios o como primer paso hacia otros destinos peruanos. Entonces, ¿qué hacer en Lima durante una estadía breve? A continuación, algunas propuestas para sacar provecho de su visita.
1. Una ruta gastronómicaLima tiene el privilegio de contar con algunos de los restaurantes más premiados de Sudamérica y del mundo. De hecho, ya es conocida como una capital gastronómica por su biodiversidad, variedad y complejidad de insumos y sabores. 
Una ruta culinaria de Lima bien puede empezar en Barranco, donde se encuentra Central, el famoso restaurante que es considerado desde hace varios años como el mejor de Latinoamérica, y que actualmente es el segundo mejor del mundo por la guía 50 Best. En el corazón histórico de ese mismo barrio, se puede ir a Isolina para encontrarse con los sabores de la cocina tradicional. Muy cerca, la propuesta de Siete combina saberes peruanos con técnicas mediterráneas y una excelente barra. 
En Miraflores, muy cerca del malecón, se ubica otro galardonado establecimiento (el segundo mejor restaurante de Latinoamérica, según 50 Best): Maido, con su cocina peruanojaponesa. El sofisticado Rafael es uno de los lugares más populares (por su sabor y su buen ambiente) de Lima. Y si de comida costera se trata, sin duda La Mar o El Mercado son excelentes alternativas –ambas, con buenos acompañamientos de pisco, el trago bandera del Perú–. Una experiencia infaltable es Insumo, en AC Hotel Lima Miraflores, el único restaurante en Lima en un rooftop con vista al mar y una inmejorable perspectiva sobre la ciudad. 
San Isidro es uno de los distritos con mejores alternativas de comida y bebida. Aquí se encuentra Astrid & Gastón, el restaurante que inició el boom de la comida peruana en el mundo, alojado en la hermosa Casa Moreyra. En el Centro Empresarial, una de las zonas más modernas y vivas de Lima, los amantes de la carne pueden probar la técnica artesanal de Osso; los que buscan una experiencia más exótica, deben entrar a Shi-Nuá, un restaurante asiático con toques peruanos y una ambientación sugerente. Finalmente, Maras, el restaurante de fine dining del Westin Lima Hotel & Convention Center, es la mejor muestra de una cocina peruana de autor, con referencias internacionales y know how contemporáneo. 

2. El Museo AmanoEste museo textil precolombino es uno de los tesoros culturales de Lima. Cómodamente ubicado en Miraflores –a pocos minutos de AC Hotel Lima Miraflores y de Aloft Lima Miraflores–,alberga una de las colecciones de textiles precolombinos más importantes de Sudamérica. 
Producto de la labor de décadas del empresario, inventor y arqueólogo japonés Yoshitaro Amano (1898-1982), el museo fue fundado en 1964 y exhibe alrededor de 30 mil piezas. Yoshitaro viajó incansablemente por el norte del Perú para rescatar y revalorar las culturas precolombinas, y luego quiso compartir sus hallazgos en un museo privado que es cuidado por la propia familia Amano. 
La sala Yoshitaro Amano es un depósito de acceso especial que no es parte del recorrido normal, sino de un circuito completo que se debe solicitar al hacer la reserva. Allí, decenas de gavetas pueden abrirse para sorprender con la belleza de los textiles. Entre las piezas más notables del museo, están un tejido chavín del 800-1000 a.C., un manto huari del 600-800 d.C., y gasas, reticulados y muñecas de la cultura chancay. 
El recorrido toma aproximadamente dos horas y es una visita imperdible para entender la riqueza del Antiguo Perú. 
3. El Circuito Mágico del AguaUbicado en el Parque de la Reserva, en el Centro Histórico de Lima, el Circuito Mágico del Agua es una atracción inaugurada en 2007 que se ha convertido rápidamente en uno de los íconos contemporáneos de la ciudad.
Se trata de un gran espacio público en un predio histórico, pues el Parque de la Reserva abrió en 1929. El Circuito Mágico del Agua cuenta con trece fuentes cibernéticas, en las que la música, el agua, el sonido y las luces láser se mezclan para diseñar espectáculos audiovisuales fascinantes. Por ello obtuvo el récord Guinness, por ser el complejo de fuentes más grande del mundo en un parque público.   
Además de las fuentes cibernéticas, el circuito cuenta con fuentes ornamentales y patrimonio arquitectónico que vale la pena recorrer. Se puede aprovechar, también, la cercanía de otros monumentos y edificios simbólicos de Lima, como el Museo de Arte en el Parque de la Exposición, el Teatro Nacional, la Plaza San Martín y, claro, la Plaza Mayor. Por supuesto, de noche es cuando mejor se aprovecha el espectáculo de luces. Perfecto para cerrar un día mágico y provechoso en Lima. 

Illustration

4. Un paseo por BarrancoConocido por ser el distrito bohemio y artístico, Barranco es uno de los lugares con más historia y encanto de la ciudad. Se encuentra muy cerca de los distritos de Miraflores y San Isidro, al pie de la Costa Verde. Un paseo por Barranco podría empezar en el Museo de Arte Contemporáneo, una excelente oportunidad de descubrir el arte plástico peruano. El edificio está rodeado por un parque y un espejo de agua, y por eso es lugar de encuentro para los limeños que llegan para hacer picnics, descansar y hacer ejercicio. 
No es el único espacio dedicado al arte: en Barranco se pueden encontrar galerías de arte contemporáneo como 80m2, y otras que combinan arte actual con diseño y artesanía, como Dédalo y Wu Galería. Y si de artesanía se trata, Las Pallas, en la emblemática calle Cajamarca, es una tienda-galería llena de piezas originales y hechas a mano –algunas, incluso, son valiosas antigüedades–, producidas por distintos grupos artesanales peruanos. 
En Barranco, el arte está también en la calle. Los muros del distrito están decorados con los murales de artistas urbanos y de comunidades como la de los shipibo-konibo, un pueblo originario de la Amazonía peruana que ha hecho del muralismo una vistosa forma de expresión. También es usual cruzarse con músicos o bailarines callejeros. Muchos artistas y diseñadores viven y trabajan en el barrio.  
Es una delicia caminar desde el parque central de Barranco rumbo al Puente de los Suspiros y a la Bajada de Baños que llega hasta el mar. Otra caminata corta pero imperdible es la del Paseo Sáenz Peña: una pequeña alameda rodeada de tiendas de arte y diseño, y restaurantes y cafés que termina en el malecón. 

Illustration

5. Relajo y bienestar en el Heavenly Spa by WestinToda estadía en Lima se disfruta mejor con un espacio de bienestar para incorporar las experiencias y descansar el cuerpo y la mente. Heavenly Spa by Westin®, ubicado en Westin Lima Hotel & Convention Center, es considerado el spa urbano más grande de Sudamérica, con 3000 metros cuadrados. Este notable spa incluye 17 cabinas de tratamiento, un circuito termal, un fitness center y una piscina interior con temperatura regulada.
Entre sus masajes premium, se cuenta el Aspire Massage, que usa la aromaterapia de aceite de plantas y una diversidad de técnicas para relajar el sistema nervioso; también se puede pedir un masaje de caracolas, a base de crema de café, que permite el deslizamiento de las caracolas por todo el cuerpo. La gran variedad de masajes incluye insumos como chocolate, piedras calientes y plumas. 
Para una experiencia inmersiva, nada como los baños de Heavenly Spa. El baño de leche –una cura de belleza clásica y mítica– se recrea con colágeno marino para acariciar y suavizar la piel. O tal vez prefiera un baño de sales minerales naturales si lo que quiere es desintoxicar el cuerpo y la mente. 
Muy recomendada es la exfoliación de bambú, así como el Suri Express, un facial que revitaliza la piel, ideal de cara a una reunión o celebración importante, o simplemente para engreírse en un espacio de total bienestar.